SANTANA

1998Carlos Santana descubre su estrella en el Walk of Fame

Un caluroso 17 de agosto de 1998, el paseo de la Fama de Holywood recibía a una nueva estrella: Carlos Santana.
El popular guitarrista mexicano recibió ese homenaje casi un año antes de que saliese al mercado su álbum Supernatural que lo devolvió al panorama musical rodeado de gran éxito y popularidad. Fue el reconocimiento a una extensa trayectoria profesional que aún tiene mucho que ofrecer.
“Supernatural” fue un disco en el que colaboraron grandes estrellas de la canción como Eric Clapton, Lauryn Hill, Maná o Rob Thomas, entre otras. Santana demostró que su característica guitarra sabía adaptarse a los nuevos tiempos y a los nuevos gustos del público. “Supernatural” es un disco producto de una intensa evolución, de un trabajo minucioso y constante que quería trascender el sonido de Santana y dar una vuelta de tuerca.
Y vaya si lo logró. Gracias a ese disco, el guitarrista consiguió nueve Grammys, ¡que se dice pronto!. Canciones como “Corazón espinado” junto a Maná, “Smooth” a cargo de Rob Thomas o “Maria, María” alcanzaron los puestos más importantes de las listas de éxito de medio mundo.
Pero no ha sido “Supernatural” el responsable de que Santana sea conocido como el “padre del rock latino”. La trayectoria profesional del artista y compositor ha sido prolífica en calidad y cantidad. En los años 60 formó una banda que se llamó “Santana Blues Band” y en 1969 participó en Woodstock impresionando a los asistentes con su estilo, una fusión entre el rock y los ritmos afrocubanos y latinos. Ese mismo año publicó “Santana” y en 1970 “Abraxas”, con el que vendió más de un millón de copias.