KENNY ROGERS

Pese a que su formación musical tiene sus raíces en el country, sus modelos -Nat King Cole, por ejemplo- sólo se habían acercado circunstancialmente a la música norteamericana por excelencia.


Kenny Rogers nació el 21 de agoste de 1938 en uno de los barrios más pobres de Houston, Tejas, y tuvo siete hermanos. Pese a las dificultades económicas, Kenny logró llegar a la segunda enseñanza. Tocaba la guitarra y el violín y se integró en una banda de rockabilly llamada “Los escolares” con la que grabó varios sencillos. Su paso por la Universidad fue breve, porque la dejó para tocar el bajo en un grupo de jazz.
Su mayor éxito le llegó cuando asumió el liderazgo de su banda “La primera edición” y grabó la que ha sido sin duda su canción “Ruby no traigas tu amor a la ciudad”, de la que vendió millones de ejemplares.
A la hora de emprender su carrera en solitario, Kenny Rogers prefirió hacerlo ya en territorios del pop. De hecho, uno de sus primeros éxitos “LadY” fue una creación de Lionel Richie.
A partir de los ochenta Rogers comienza a hacer incursiones en el cine y la televisión con lo que su carrera musical, pese a los éxitos, va quedando en segundo lugar y su originario público “country” pasa poco a poco al pop.
Hijo del conservador estado de Tejas, Kenny Rogers no ha dudado en poner su voz al servicio, no sólo de causas de caridad, sino de cruzadas ideológicas, como hizo con su canción “Water & bridge”, en la que narra el arrepentimiento de un padre por no poder abrazar al hijo que no tuvo al haber optado por el aborto. Nosotros, si nos lo permiten, preferimos al Kenny Rogers de “The gambler”.