JAMES BROWN

En diciembre de 1988 Brown fue objeto de una persecución por la policía de carreteras entre los estados de Georgia y Carolina del Norte. Alcanzado y detenido, el 15 de diciembre fue condenado a seis años de prisión por exceso de velocidad, consumo de drogas y agresión a la autoridad.


Su estancia en la cárcel se prolongó más de dos años, un periodo en el que “el mayor trabajador del espectáculo”, como le gustaba proclamarse, vio mermados sus ingresos, circunstancia que fue aprovechada por DJs y raperos para samplear fragmentos de sus éxitos.
A la salida de prisión o mejoraron las cosas para el cantante que siguió bajo el acoso policial y perdió a su esposa a causa de una intervención quirúrgica innecesaria.