MICHAEL BOLTON

Ni fue la primera ni será la última vez que se plagia una canción. Ahora bien el caso del que les hablamos es de los pocos que acaban en condena y, especialmente, si el acusado es una estrella


Fue el 22 de enero de 1994 cuando un jurado de los tribunales de Los Ángeles halló culpable a Michael Bolton de haber plagiado un tema de los Isley Brothers para componer su “The love is a wonderful thing”.Lo cierto es que Michael Bolton pecó de inocente o alguien que le quería mal le embarcó en tan catastrófica operación, porque a nadie con dos dedos de frente se le ocurre poner al plagio el mismo título que tenía el original.
Bolton había vendido seis millones de ejemplares del sencillo, extraído del álbum “Time, love and tenderness”. Al final la broma le salió a Bolton por cinco millones cuatrocientos mil dólares.