SHERYL CROW

En su paso por la universidad combinó la formación para la enseñanza de la música con su participación en una banda de rock y, tras licenciarse, alternó las clases de música a niños autistas con los conciertos en cafés y pequeños locales de Saint Louis.


Se fue forjando paso a paso, comenzando por poner su voz en anuncios de McDonalds para, a renglón seguido, hacer coros en la gira Bad World deMichael Jackson. Su talento trascendió cuando, durante la convalecencia por una depresión, escribió unas cuantas canciones que acabaron en discos de gente tan consagrada y tan diversa como Eric Clapton o Celine Dion.
Su vuelta la hizo como músico de estudio de, por ejemplo, Stevie Wonder oRod Stewart. Una de estas grabaciones cayó en manos de un productor que hizo lo imposible para que la A&M records la contratara; demostró así su buen olfato, porque el primer disco de la norteamericana le dio tres Grammy y una de sus canciones formó parte de la banda sonora de la película Leaving Las Vegas.
Desde entonces, Sheryl no se ha bajado del carro del éxito, con una relativamente extensa producción de álbumes grabados en estudio o en directo. La cantante de Missouri se ha ganado un lugar de honor entre las mujeres que hacen buen rock y ha demostrado sobradamente que no sólo es una magnífica compositora y guitarrista sino que posee una voz llena de matices, como lo demuestra cantando junto a Tony Bennet el clásico Good morning heartache, que inmortalizó Billie Holiday.