ELVIS PRESLEY

My happiness, como regalo para su madre Gladys.
El personal de los estudios queda encantado con la canción y y le ofrece un contrato discografico.


Las malas lenguas aseguran que Elvis proveía al personal de Sun de anfetaminas, que tomaba su madre por prescripción médica