NO DOUBT

Nace en Long Beach (California, EE UU). Es el baterista de No Doubt, banda californiana en la que comparte protagonismo junto a Gwen Stefani, Tony Kanal y Tom Dumont, y en la que entró en 1989 en sustitución de Chris Webb.


Inspirado en el sonido de baterías clásicos como Ian Paice (Deep Purple) oStewart Copeland (The Police), Young imprimió desde entonces un ritmo mucho más marcado al grupo. El mayor éxito de No Doubt a nivel mundial les llegó con su segundo álbum, Tragic Kindom (1995), y sobre todo gracias al sencillo Don’t speak, que se convirtió en todo un himno.