MARIAH CAREY

Nace Mariah Carey

La maquinaria publicitaria de la entonces discográfica CBS se puso en marcha, y su álbum debut Mariah Carey consiguió cuatro números uno en USA seguidos: “Vision of Love”, más tarde “Love Takes Time”, “I Don”t Wanna Cry” y su rítmico “Someday”. La niña mimada del pop internacional (como se la llamó más tarde) acabaría siendo uno de los iconos representativos de la música de los 90.
Pero ¿qué hay detrás de ese éxito? Una niña desde los cuatro años en el conservatorio y una adolescente que decide irse de su Long Island natal hasta Manhattan a compartir apartamento y a ser peluquera. No dura mucho.
Le iba más hacer coros y lucir voz, que para eso la había educado. Sus coros para la cantante puertorriqueña Brenda K. Starr hacen que una cinta con su voz llegue hasta el presidente de la compañía: Tommy Mottola, el que luego sería su marido. Y así llegó su primer álbum “Mariah Carey”. Más tarde, confirmó su alianza con las pistas de baile al unirse a los productores Clivilles & Cole (C+C Music Factory) en el disco “Emotions”.
Tras un álbum acústico, dos Grammys y un American Music Award llegó en 1993 “Music Box”, del que se vendieron 24 millones de copias en todo el mundo gracias a temas más pop como “Dreamlover”. Llegó a ser la primera artista que había tenido sus primeros nueve singles en el Top Ten norteamericano.
Los álbumes siguientes “Daydream” y en 1997 “Butterfly” la encumbraron como cantante aunque, según ella, viviera en una prisión de lujo en su mansión de Nueva York. Esa sensación la llevó al divorcio tras 4 años de matrimonio.
Justo entonces empieza para ella una etapa musical en la que hace todo aquello que menos gustaba a su marido: ir de lolita y andar con raperos. Tras su recopilatorio “Ones”, consigue en 1999 el premio Billboard a la mejor artista de la década de los 90 y entra en el libro Guinnes de los récords, por ser la artista que más números uno había conseguido hasta la fecha.
En 2002 con “Charmbracelet” y más tarde con “The Emancipation of Mimi”, Mariah continuó teniendo éxito en Estados Unidos, aunque en España no ha conseguido recuperar la fuerza que tuvo en los 90.